Di Jiu Tian Chang (2019)


Argumento: Dos matrimonios se adaptan a los grandes cambios sociales y económicos que tienen lugar en China desde la década de 1980 hasta el presente.

Comentario: Muy de cerca, Wang Xiaoshuai nos propone acompañar una de las problemáticas más complejas y de gran impacto sobre toda faz de la tierra; el control natal en el país más poblado del mundo. Y durante estrictas medidas, querer ser padres resulta una odisea con repercusiones morales y sociales, difíciles de asimilar. 

A este lado del globo, y por varios años, se han escuchado los rumores y las noticias de las fuertes medidas adoptadas por el gigante asiático para controlar el crecimiento poblacional de un país que se ahoga entre los ríos de gente. De mi parte nunca había estado tan de cerca en esta realidad, que mirándola desde una óptica minúscula, contiene tantas particularidas como la complejidad misma del ser humano y su relación social. 

Entre saltos temporales y remembranzas, se nos presenta la historia de una familia sensible que ha decidido dejar atrás la urbe para encontrar un espacio calmo, que les permita asimilar su realidad y los giros inesperados que le da la vida. La carga emocional de este par de adultos que conviven entre el dolor y la oscuridad, se expande tras cada situación familiar, laboral y afectiva, que por momentos golpea por su cercanía e intimidad. 

La cadencia del film permite respirar cada lugar, cada situación y cada conflicto de forma cercana, y es ahí donde se hace potente este relato. El frenetismo que trajo la modernidad, por momentos no permite asimilar los sentimientos de la forma regular en que se presentan, y en esta película se alejan de ese vértigo para dar paso a un realismo naturalista colmado de incertidumbres y reflexiones, sobre la vida, la familia, la soledad y la vejez.